facebook_pixel
Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta el uso de cookies.
OK
Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta el uso de cookies.
OK

NUESTRA RESPONSABILIDAD

 

Las pieles

La trazabilidad de nuestras pieles.

La historia zapatera de Valverde del Camino pivota alrededor de una materia prima: la piel.

Aquí no fabricamos con sintéticos, ni telas, ni otros artículos. Debemos seguir con la tradición porque es lo que sabemos hacer, pero queremos hacerlo siendo lo más respetuoso con el medio ambiente y los animales. Proponemos un sistema de trazabilidad de la piel para que nuestros proveedores nos garanticen que la piel vacuna que llega a nuestro taller es nacional, de animales criados para la industria alimentaria, siguiendo todos los requerimientos legales de trato y cuidado.

No pieles exóticas.

Siempre pongo el mismo ejemplo, cuando me dan a probar entre dos copas de vino, una botella de 500 euros y otra de 300 euros, mi paladar no es tan exquisito como para notar la diferencia. Ambos son buenísimos y de calidad. Lo mismo ocurre con una piel exótica, o los vacunos, terneras, becerros, cordobán... animales que se crían (en este caso sí) principalmente para comercializar con su piel, tenerías especializadas que lo hacen francamente bien y con una calidad excepcional.

En nuestro caso no trabajamos con terneras francesas, cordobán o piel de cocodrilos. Nuestras pieles son vacuno y becerro de primera calidad, por el lado de la plena flor; nuestros exóticos con grabados sobre vacuno.

Haciendo el símil del vino hablamos de la botella de 300 euros, y no porque nuestros clientes no tengan el paladar suficiente como para valorar la diferencia, sino que por nuestros principios y el conocimiento que tenemos de la piel, entendemos que el valor añadido entre una piel y otra es principalmente la exclusividad, ya que estamos seguros que nuestras calidades, durabilidad, poros, tintes y acabados están a la altura de cualquier paladar exquisito y así nos aseguramos que el animal que está detrás de nuestras pieles no ha sido criado para otro fin que no sea precisamente la comercialización de esta.

Procesos de curtidos vegetales.

Con este principio lo que intentamos es aportar nuestro granito de arena al medio ambiente. Cada vez hay más técnicas para realizar el curtido de la piel mediante procesos que no utilicen química (como sales de cromo, altamente contaminantes). Esto tiene sus pros y contras como todo. Hablamos de un artículo mucho más natural y por lo tanto más "imperfecto" que si se utilizaran químicos.

Por otro lado como los procesos se encarecen y los tiempos se alargan, el precio repercutido a la materia prima también y en una industria competitiva de márgenes ajustados se hace más difícil aportar ese granito de arena al medio ambiente.